Tienes que tener cuidado con el dybbuk

Las leyendas reflejan mucho sobre la forma en la que el ser humano concibe todo aquello que no comprende. Pero a diferencia de los mitos, tienen sus raíces en algunas realidades que fueron observadas, y que con el tiempo se han ido interpretando. Así que cuando escuchamos una aterradora leyenda debemos preguntarnos qué parte de la historia escuchada es la real, cuál es la interpretación y cuáles las partes que se le han añadido con el transcurrir del tiempo. En el caso de algunas leyendas, es mejor no correr el riesgo, así que ten cuidado con un Dybbuk. Te preguntarás qué es un Dybbuk. Pues para comprenderlo mejor es hora de que te familiarices con esta leyenda de terror que tal vez no has escuchado antes en el mundo del porno mexico y es una leyenda que se cuenta casi siempre en épocas obscuras de noviembre, es decir… en halloween.

La leyenda tiene su fundamento en la teología judía. A pesar de ser una cosmovisión oriental, no creas que el mundo occidental puede escapar de un Dybbuk, pues el término reúne las almas pérdidas, no aquellas que pertenecen a un cuerpo con el que se cometió algún delito y no encuentran paz después de la muerte. Siendo una leyenda oriental está ligada también a la reencarnación. Aquellas almas que no han podido encontrar el camino hacia su próxima reencarnación en el ciclo de la vida quedan deambulando en el mundo de los vivos, siendo espíritus que se van deformando por la incapacidad de materializar la reencarnación vagan en busca de una posesión con la que puedan continuar con la existencia a la que se han aferrado, así que ten cuidado con un Dybbuk, pues ellos lo que buscan es una posesión demoniaca. Que es una forma violenta de obtener un cuerpo ya que no lograron reencarnar.

De manera que un Dybbuk es más parecido a un demonio que a un espíritu. Es un alma errante, que necesita satisfacer los deseos y los anhelos que no pudieron cumplir en sus vidas pasadas. Deambulan confundidos, de manera que una vez que poseen un cuerpo la confusión los lleva a actuar de forma violenta e irracional para conseguir los. Lo alarmante de un Dybbuk es que si no lograron la reencarnación es porque las intenciones que poseían en sus vidas pasadas no eran buenas, por lo tanto generalmente no solamente son almas o espíritus desorientados, sino también malvados, y por eso en el afán de consumar sus anhelos poseen violentamente cuerpos y los doblegan a sus voluntades. En ellos el mal ha triunfado, el bien ha fracasado, pues en sus vidas pasadas se han alejado de Dios y de todo lo bueno.

Según la leyenda los cuerpos poseídos comienzan a actuar de forma extraña, pues abandonan sus rutinas para someterse completamente a la voluntad del alma que los poseyó. Así que ten cuidado con un Dybbuk y si notas que un vecino, compañero de trabajo o familiar comienza a actuar de forma extraña, es posible que ha sido poseído por un Dybbuk. Según la leyenda, para poder exorcizar a alguien poseído por esta clase de espíritu se debe ubicar a un rabino que sea experto en la Cábala y dentro de una sinagoga, junto a diez persona más, deben hacer un círculo, allí deben hacer sonar un cuerno. El sonido desorienta al Dybbuk y facilita el exorcismo. Mientras suena el cuerno, el rabino lee el Salmo 91, y así conduce al Dybbuk fuera del cuerpo y se le indica el camino hacia la paz de su alma.

Según la leyenda, los Dybbuk generalmente se encuentran encerrados dentro de una caja de madera con inscripciones judías. Si llegas a abrir una de esas, lo lamentarás.